Estrategias de motivación personal

La motivación personal hace referencia al estado emocional y mental de una persona, para llevar a cabo sus actividades de una manera adecuada. Por diversas razones las personas tienden a sentirse desmotivadas en sus vidas, lo cual es sumamente negativo, ya que esto es una especie de “piedra en el camino” para alcanzar las metas y objetivos.

El miedo y la falta de seguridad son algunas de estas razones. Lo importante a la hora de sufrir de alguna desmotivación personal es aceptarla y poco a poco superarla, ya que, si estamos en una constante negación de la realidad, no podremos salir adelante.

Cuando se acepta esto pasamos a una grandiosa etapa de superación personal, convirtiéndonos en personas mucho más confiadas y seguras, capaces de incentivar a otros a salir adelante.

Tipos de motivación personal

Existen diversos tipos de motivación personal, a través de los cuales se puede ayudar a una persona que pudiera estar estancada, o a nosotros mismos de ser nuestro caso. Se puede decir entonces que dependiendo de lo que estemos padeciendo nosotros u otra persona, se pudiese escoger o recomendar alguna de estas:

  • Motivación extrínseca: este tipo de motivación básicamente lo que busca es la motivación a través de estímulos que nos impulsen actuar para bien, en pocas palabras, es la motivación que deriva de recompensas externas, por ejemplo, el reconocimiento e incluso el dinero.

El ejemplo más claro de ello es el trabajo o la universidad, donde, aunque no nos guste lo que hacemos nos sentimos motivados por la recompensa final.

  • Motivación intrínseca: esto motivación proviene desde nuestro interior, no existe ninguna recompensa externa. Está orientada hacia el crecimiento personas y la autocomplacencia.

Sentimos una gran satisfacción antes, durante y después de la realización de la actividad. Un buen ejemplo de esta sería la práctica de yoga o practica de ejercicios en un gym.

  • Motivación positiva: este es el nivel de satisfacción que podemos obtener realizando una actividad para obtener una recompensa (motivación extrínseca), o el mismo de nivel de satisfacción que sentimos al hacer algo que nos gusta (motivación intrínseca).
  • Motivación negativa: cuando tratamos de evitar realizar algo que nos pueda llevar una humillación, sensación de fracaso e incluso frustración o algún castigo, se trata de una motivación negativa y obviamente está presente la inseguridad.
  • Motivación básica: esta motivación está orientada hacia la parte deportiva, y no es más que el impulso e interés que podemos tener en el rendimiento físico para obtener los mejores resultados. Se debe tener compromiso con nosotros mismos y con el deporte que estamos practicando.
  • Motivación cotidiana: esta motivación se trata del interés que sentimos por realizar alguna actividad de nuestro día a día.
  • Motivación centrada en el ego: tomando con referencia el deporte, esta motivación se basa en los resultados que podamos obtener frente a otros deportistas, el impulso que tenemos aquí proviene de nuestro ego, pues siempre vamos a querer obtener los mejores resultados.
  • Motivación centrada en la tarea: esta engloba los retos y resultados personales, se trata una motivación muy personal.

Ahora bien, a pesar de existir una clasificación sobre los diferentes tipos de motivación personal, dependiendo de nuestra personalidad podemos buscar nuestra propia fuente de inspiración. Es importante que la motivación y emoción por hacer las cosas vayan de la mano, de esta manera no estamos garantizando alcanzar el objetivo.

Conoce algunas estrategias de motivación personal

Luego de conocer la clasificación de los distintos tipos de motivación personal y teniendo claro que se debe buscar la motivación desde lo que nos gusta, puedes escoger entre estas distintas estrategias para aplicarlo en tu vida.

  • Motivación gym: tener un estilo de vida saludable es muy importante para nosotros como seres humanos, ya que a través de la motivación gym podemos obtener grandiosos resultados. En nuestros hogares siempre hemos visto como enfermedades nos arrebatan la vida de seres queridos.

A pesar de ser momentos sumamente tristes, tomar esto como una motivación puede llegar a salvarte la vida en varias oportunidades y es que la mayoría de las personas pueden evitar muchas enfermedades con realizar una rutina diaria de entrenamiento. Claro está, siempre debemos complementar esto con una sana alimentación.

  • Motivación deportiva: crecimos desde pequeños conociendo hitos de deportistas profesionales e incluso alguno de nuestros padres o familiares practicó algún deporte en su juventud. Es desde este momento en que nuestra motivación deportiva se manifiesta, con el objetivo de igual e incluso superar esos hitos.

Por otro lado, existen familias que les inculcan a sus hijos ese sentimiento deportivo, lo cual influye considerablemente en la práctica de deportes. Esta motivación es de la más sanas y beneficiosas para la salud.

  • Motivación psicológica: quizás es la más común de todas, pues que la motivación psicológica está presente en todos los aspectos de nuestras vidas.

Casi siempre hemos pasado por algún momento en el cual nos convertimos en una persona algo toxica y pesimista, lo cual se debe a las diferentes circunstancias que se presenta a diario, aunque muchas veces estas nos pueden llegan a marcar.

Estrategias de motivación personal hay muchas, sin embargo, existen consejos que te pueden servir en tu día a día:

  • Pensar siempre en positivo, a pesar de las adversidades siempre debemos buscar el lado bueno a las cosas que nos puedan estar pasando.
  • Proyectarnos de manera exitosa, el poder de la mente es fuerte y sin duda debemos imaginarnos alcanzando todas nuestras metas y así no motivamos a seguir luchando.
  • A pesar de que un día pueda fallar, no debes desanimarte nunca, toma lo malo como un aprendizaje y verás como no se vuelve a repetir.
  • Sana competencia es un gran motivador, así que trata de estar siempre rodeado de gente que te haga crecer y desear más.
  • Haz una lista de cosas por las cuales seguir motivado.
  • Descúbrete a ti mismo, ya que en momentos duros es donde conoces todas tus capacidades.

Pin It on Pinterest

Share This